La Unión Española Fotovoltáica (UNEF) organizó un webinar para «resolver dudas y quitar miedos» a consumidores y profesionales sobre el autoconsumo residencial. Cabe destacar que en el 2020, el autoconsumo residencial o doméstico fue el que más crecio, hasta suponer un 19% de las nuevas potencias instaladas; el mejor dato histórico.

Según se habló en este webinar, los profesionales ya se están empezando a encontrar con instalaciones de autoconsumo deficientes, tanto a nivel de producción de energía como desde el punto de vista de los trámites administrativos. Por ello, en este artículo resumimos las claves que se pusieron sobre la mesa para sacar el máximo rendimiento a una instalación de autoconsumo residencial.

 

Claves para ‘exprimir’ el autoconsumo residencial

 

1- ¿Cómo dimensionar la instalación?

La palabra clave en este ámbito es la personalización. En primer lugar, hay que hacer un análisis pormenorizado de los hábitos de consumo, de la orientación del tejado, de las sombras que se proyectan sobre la cubierta, del espacio disponible, de la tarifa actual del usuario… A partir de esta información se podrá realizar un análisis de la rentabilidad personalizada de la instalación que puede oscilar entre el 4 y el 20%,

2- Cuidado con tener en cuenta solo el precio final.

Aunque la inversión más importante es la inicial, a la hora de decidirse por una propuesta u otra se deben de tener en cuenta otros factores como la calidad de los materiales, las garantías de ejecución del proyecto, el asesoramiento y la personalización del mismo, el servicio de mantenimiento y postventa…

3- ¿Quién tiene que realizar las gestiones administrativas?

El instalador debe confeccionar el boletín eléctrico y registrar la instalación en la Dirección General de Industria de la comunidad autónoma donde se ubique. Además, habitualmente la empresa instaladora también se encarga de gestionar las ayudas y subvenciones a las que tiene derecho el consumidor.

4- Instalaciones con excedentes, dos posibilidades:

La primera, la de compensación simplificada, está dirigida a instalaciones de hasta 100 kilovatios. El único límite es que el valor de los excedentes no puede superar el valor de la energía que se ha comprado ese mes.

La segunda opción, la de venta a la red, es más compleja; equivale a convertirse en productor de energía eléctrica y supone la obligación de inscribirse en el registro de productores y hacer liquidaciones trimestrales, entre otros aspectos.

5- ¿Tienen que estar de acuerdo todos los vecinos?

La respuesta es no. Tal y como se recoge en la Ley de Propiedad Horizontal, si un tercio de los vecinos de una comunidad de propietarios está de acuerdo, se podría realizar una instalación de autoconsumo compartido.

6- ¿Cómo se reparte la energía en una comunidad energética?

Actualmente se hace un reparto estático. Es decir, se determina que porcentaje de la energía generada corresponde a cada vecino. Sin embargo, en estos momentos se está tramitando el proyecto para desarrollar el reparto variable por horas, que busca repartir mejor la energía para generar la menor cantidad de excedentes posibles.

7- ¿Se implantará en España el sistema del balance neto?

Esta modalidad se emplea desde hace años en algunos territorios de Estados Unidos. Consiste en que el kilovatio hora de excedentes se compensa con el kilovatio hora consumido. Los participantes en la jornada descartaron que este sistema se implante en España y se mostraron convencidos de que el coste de la energía va a ser variable en función de las horas y de otros factores como la demanda o la producción.

 

Si quieres saber más de nuestro trabajo o tienes cualquier tipo de dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros o seguirnos en LinkedIn. En Zuaznabar tenemos años de experiencia en el sector.